Blog

Explorando el mundo de los negocios

daily huddles TAU
Gestión del Cambio Servicios

¿Qué es un daily huddle y cómo puede cambiar su organización?

El daily huddle es tal vez una de las técnicas más efectivas para tener a una organización enfocada en los objetivos. Esta técnica conocida también como daily stand up o scrum daily meeting, es una reunión de 10-15 minutos diaria, usualmente al inicio de la jornada, para alinear los objetivos del día e identificar cualquier obstáculo en conseguirlos.

Los huddles es el método más popular de la filosofía Agile y se sabe que el exitoso millonario y filántropo John D. Rockefeller promovía este “hábito” entre sus empleados. La razón es simple, los huddles funcionan.

¿Cómo pueden cambiar su organización?

Enfoca el objetivo y reduce la incertidumbre.

Un huddle es un excelente espacio para compartir la hoja de ruta, tener claridad de cómo las actividades de cada persona del equipo se alinean a esta y eliminar tareas que no aporten valor. Al saber qué hacen otros miembros del equipo, encontramos relaciones y también sinergias, sin perder de vista el objetivo común.  A medida que esta práctica se adopta, los líderes pueden dedicar menos tiempo a explicar lo que se tiene que hacer y más tiempo en remover obstáculos para que su equipo trabaje de manera ágil.

Crean un ambiente de autogestión.

El huddle es un hábito y como cualquier hábito, la clave es evitar que se rompa bajo cualquier circunstancia. Rotar el liderazgo del huddle dentro del equipo, manteniendo la misma dinámica, puede fortalecer el hábito y empoderar al equipo a avanzar en sus actividades, incluso en ausencia de un jefe.

Permite identificar riesgos antes de que se vuelvan problemas.

La cadencia diaria del huddle hace que los temas que importan, cuellos de botella y preocupaciones se hagan evidentes de manera más rápida que en reuniones semanales o por correo. La prevención y toma rápida de acciones hace que el tiempo dedicado a resolver problemas o escalaciones se reduzca, lo que se traduce en un ahorro de tiempo y recursos para la empresa.

Desarrolla la disciplina personal y de equipo.

Una clave de éxito de un huddle es que cada miembro esté preparado para hablar entre 1 – 3 minutos sobre su plan diario, ya sea por profesionalismo o presión social, en los huddles serán cada vez menos frecuentes las personas que no estén al 100% comprometidos en sus actividades y en mostrar sus avances.

Mejora el clima organizacional.

Lo primero que se define para un huddle es el “Nombre del Equipo”, la identidad del equipo y un ambiente positivo fomenta la colaboración: cuando alguien tiene dificultad o algún tema “bloqueado”, siempre hay alguien del equipo que pueda apoyar. Además un “Team space”, puede utilizarse para dar reconocimiento a los compañeros por un buen trabajo, una ayuda desinteresada o para celebrar un logro del equipo.

Como todo buen hábito, los daily huddles toman un tiempo en ser adoptados a la rutina laboral, pero sus beneficios son tangibles al poco tiempo: Menor tiempo en reuniones irrelevantes, mayor eficiencia en resolver imprevistos y un equipo fortalecido para asumir retos de manera colaborativa.