Blog

Gestión de Proyectos Gestión del Cambio Tecnología

¿Tienes las competencias de un líder Ágil?

Michael Wade, Profesor de Innovación y Estrategia de IMD y coautor del premiado libro «Digital Vortex: ¿Cómo las empresas tradicionales pueden competir con las más disruptivas?» lideró una encuesta a más de 1000 ejecutivos que se encontraran en el cuartil superior de los negocios digitales que tienen los 3 comportamientos claves para tener éxito en los entornos disruptivos: Hiperconciencia, Toma de decisiones informadas y Ejecución ágil de acciones.

Como resultado de este análisis se distinguieron 4 características del «Líder Ágil», que hacen la diferencia entre tener éxito o NO en un entorno constantemente cambiante y disruptivo como el que vivimos. En esta ocasión, les describiremos estas características claves y algunas reflexiones de cómo identificarlas y potenciarlas dentro de tu organización.

Humilde: Entendiéndose la humildad como la capacidad de aceptar que otros saben más y que el aprendizaje debe ser constante.  La humildad de un líder ágil es además tener apertura a nuevas ideas y recibir retroalimentación de los miembros del equipo para generar aún «mejores ideas». 

Cuando pensamos en un líder ágil, como Elon Musk o Jeff Bezos, difícilmente imaginamos a una persona muy «humilde». Algo diferente, que si pensáramos en Jack Ma de Alibaba o Larry Page y Serguéi Brin, creadores de Google, que mantienen un perfil más bajo. Pero todas estas personas tienen en común que continúan aprendiendo e investigando y sobretodo, han mantenido en su entorno a especialistas que los han llevado a donde están.

Adaptable: Los líderes ágiles aceptan que el cambio es la única constante. Ligado a la humildad, no está mal aceptar un día que debemos girar el timón del barco porque tenemos un mapa más preciso de a dónde debemos llegar.

Los líderes ágiles usan la información que tienen disponible para tomar decisiones, incluso si esto les lleva a cambios constantes. El cambiar de opinión en el contexto de la transformación digital no debe ser visto como una debilidad, sino como una fortaleza, es más: Un líder que cambia de opinión, tiene mayor seguridad en sí mismo que alguien que no revisa sus decisiones.

Tim Cook, actual líder de Apple, decía de Steve Jobs en una entrevista: «Steve cambiaba algo tan rápido que uno olvidaba que él fue el que tomó la posición polar opuesta de 180 grados el día anterior».

Visionario: Un líder visionario debe tener un horizonte de dirección de largo plazo. Esta capacidad, tal vez más compleja de desarrollar por la incertidumbre del corto plazo, es vital para el futuro de la organización.

Puede entrar en conflicto con la capacidad de adaptarse, pero un líder ágil debe tomarse el tiempo y procesar la información que le permita establecer planes claros de a dónde debe ir la organización.

Un ejemplo de esto es Mark Zuckerberg de Facebook y su visión de «Ofrecer a las personas el poder de crear comunidades y hacer del mundo un lugar más conectado.» Esta visión establecida en el 2004, aún cuando Facebook tiene actualmente grandes retos para mejorar su imagen en términos de privacidad de datos, sigue siendo relevante, aún 17 años después; y seguramente, lo seguirá siendo por largos años.

Comprometido: Los líderes ágiles escuchan activamente, interactúan y se comunican con todas las partes interesadas. Nuevamente, muy ligado con la capacidad de aprender de su entorno, el líder debe tener curiosidad e interés en identificar tendencias emergentes que puedan cubrir las nuevas exigencias del mercado.

El compromiso al que nos referimos se puede describir como persistencia ante el cambio. Jeff Bezos lo puso en palabras: “Lo que tenemos que hacer es siempre inclinarnos hacia el futuro; cuando el mundo cambia a tu alrededor y cuando cambia en tu contra, lo que solía ser un viento de popa ahora es un viento en contra, tienes que apoyarte en eso y descubrir qué hacer porque quejarse no es una estrategia «.

Ahora bien, ¿el líder ágil «nace o se hace»? Existen algunos estudios científicos que indican que hay un componente genético en el liderazgo, el nivel de independencia, la tolerancia al riesgo y capacidad de identificar oportunidades. Sin embargo, como en cualquier atributo relacionado a la cognición, hay un componente de aprendizaje y el entorno puede inclinar la balanza.

Existen además otros aspectos tal vez no tan evidentes en la encuesta, como la edad de las personas y su acceso a nuevas tecnologías. Así, un baby boomer al mando de una empresa muy tradicional, podría estar en desventaja frente a un nativo digital emprendiendo en una start-up. La capacidad de adaptarse y compromiso con el cambio serán mayores en el segundo. Mientras que el primero podría tener una muy valiosa visión de largo plazo y resiliencia por haber aprendido de las crisis. Sin duda tenemos aún mucho que aprender y compartir sobre el liderazgo.

En TAU Consulting entendemos el liderazgo ágil como una pieza clave de cualquier programa de transformación y podemos asesorarle en cómo formar estas capacidades en su organización. Contáctanos.

Fuente:

https://www.imd.org/research-knowledge/reports/redefining-leadership/

https://www.inc.com/adam-heitzman/how-entrepreneurship-might-be-genetic.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *